Mijael Carbone Queipul, werkén de la Alianza Territorial Mapuche en Temucuicui: “El asesinato de Camilo Catrillanca estaba definido desde antes”.*

Por Lucas Cifuentes desde La Araucanía.

Esta es la primera vez que habla en extenso con la prensa acerca de su compañero y amigo, Camilo Catrillanca. Él fue quien le enseñó a manejar el tractor azul y su guía dentro de los procesos políticos, por lo que se convirtieron en compañeros inseparables al momento de recorrer diferentes comunidades. El werkén cree que el ministro Andrés Chadwick y las forestales son los principales responsables de la muerte de Catrillanca. “Los que lo mataron saben perfectamente lo que querían provocar”, espetó.

“¿A qué le tienen miedo? ¿De quiénes se ocultan? ¿Por qué se ocultan? Estamos quedando sin lo que es nuestro. Todavía le creemos al Gobierno, todavía andamos a la siga de ellos. Que a los jóvenes no se les olvide quienes son nuestros enemigos y que los verdaderos enemigos no vivan en paz, ¡Marichiweu!”, gritó Mijael (30) durante el funeral de su amigo Camilo Catrillanca, frente a los comuneros de Temucuicui. Sus palabras eran una mezcla de rabia y dolor.

En medio de la conversación, comenta que respeta mucho a Camilo y cómo lo ha afectado esta situación, por lo mismo se ha limitado a no conversar a los medios de comunicación. Esta es la primera vez que habla en extenso sobre su amigo, sobre lo que está pasando y qué se pretende a futuro. “El peñi Camilo siempre estuvo presente y lo seguirá estando”, reflexiona.

****

Camilo tenía diecisiete años cuando Mijael Carbone le enseñó a manejar el tractor azul en el que fue baleado. En ese tiempo, Mijael asumía la dirigencia de la Alianza Territorial Mapuche (ATM) y al mismo tiempo aparecieron un montón de jóvenes con ganas de ser parte de un nuevo momento político: estaban involucrados con su comunidad, dispuestos a participar en la recuperación de tierra y a denunciar la violencia con la que habían crecido en sus escuelas, en los interrogatorios en sus escuelas, o jugando al paco-mapuche. Entre ellos estaba Camilo Catrillanca, un estudiante del Liceo Pailahueque, nieto de uno de los lonkos más conocidos entre las comunidades del sur. Ambos crecieron juntos, Carbone tenía seis años más que él, pero lo recuerda “agrandado”, como crecen de golpe todos los niños en las comunidades.

-Ya nos conocíamos de antes, pero ahí coincidimos en nuestros ideales: recuperar los espacios territoriales y liberar a la comunidad- , recuerda.

El entusiasmo de Catrillanca era su marca o quizá también lo movilizó la rabia de sufrir la ausencia de un padre en la clandestinidad. Lo cierto es que sus circunstancias lo llevaron a recorrer junto a su amigo Mijael diferentes comunidades llevando un discurso de resistencia y de reconstrucción de la identidad mapuche.

-Siempre trabajábamos en procesos de la reivindicación territorial, si una comunidad necesitaba un tractor para levantar una tierra que estaba intervenida por la policía, ahí entrábamos con Camilo a trabajar. Andábamos siempre los dos y fue un proceso hermoso, lo recuerdo muy bien, como si fuera ayer… Creo que Camilo era solo un niño.

****

Mijael está sentado sobre el pasto de una pequeña alameda de la ciudad de Victoria, frente al terminal de buses Bío-Bío. Es el lugar “neutral” que eligió para dar la entrevista. Cuando habla de Camilo se queda pensativo, respira profundo, le cuesta verbalizar esos recuerdos. Aún hay dolor.

Carbone es el werkén (vocero) de la Alianza Territorial Mapuche (ATM), una organización auto convocada en Temucuicui. Nació en Santiago, en la comuna de Providencia en 1988, pero cuando tenía seis meses de edad, su madre decidió enviarlo a vivir con sus abuelos a la comunidad. Desde ese momento su vida se volcó a ese territorio, a la escuela, a las enseñanzas de Alberto, su abuelo, a aprender del movimiento mapuche desde los ocho y la responsabilidad de asumir una dirigencia diez años después. Tiene tres hijos pequeños y uno que viene en camino, espera entregarles un buen futuro dentro del territorio. Dice que los niños deben vivir y madurar con esa violencia que viene desde el Estado. Tras la muerte de Catrillanca, él fue uno de los más afectados. Camilo era su hermano.

¿Qué significa Temucuicui para el movimiento mapuche?

-Creo que somos la punta de lanza, mirando de forma respetuosa y con la admiración que se merece cada comunidad que hoy día está resistiendo. También cada movimiento chileno que está resistiendo. Hoy día nos sentimos punta de lanza no porque nosotros hayamos querido, sino porque es una consecuencia de lo que nos tocó vivir y enfrentar durante este tiempo. Ser dirigente no es fácil y ser dirigente como nosotros cuesta más, porque este país se ha olvidado de los líderes que se mueven por amor, que se mueven porque creen en una sociedad distinta. Nuestra lucha es sumamente dura, nuestra lucha es sumamente distinta, porque no tiene un ánimo de lucrar, sino de poder sobrevivir como pueblo.

A fines de 2012, Mijael fue condenado por el Tribunal de Angol a siete años de presidio por homicidio frustrado a carabineros, sentencia que luego sería anulada por la Corte Suprema. Hay un video en uno de los juicios donde se ve como su hija pequeña posa su mano junto a él través del vidrio para saludarse. Él los sabe: Así se crecen los niños en Temucuicui, lo ha dicho muchas veces.

Carbone insistió en su inocencia y puso énfasis en que no obedecería las leyes de un Estado, por lo que asumió la clandestinidad durante ocho meses. En ese periodo fue su amigo Camilo Catrillanca quien lo cuidó, una persona clave para resistir durante ese tiempo.

Hace siete años se salvó de una balacera por parte de la policía, sabe que él también podría haber muerto.

– Nos golpearon duramente tras la pérdida de nuestro hermano. Éramos amigos, compañeros, peñi. Y lo vamos a seguir siendo, porque su presencia continúa acá. Los que lo mataron saben perfectamente lo que querían provocar, pero Camilo vivirá siempre con nosotros.

-En la prensa (Ciper), se reveló hace un tiempo un documento de la extinta Unidad de Inteligencia Operativa Especializada de Carabineros (UIOE), en el que mencionaban a Camilo. Incluso estabas mencionado tú. ¿Camilo era un objetivo?

-Camilo hace mucho rato era un objetivo de los servicios de inteligencia, entonces teníamos que andar con cuidado. Nos daba mucho temor cuando nos hacían controles en la carretera. Imagínate, sin nadie mirando, nos podían bajar de la camioneta y hacernos cualquier cosa.

¿Por qué crees que Camilo estaba en el radar de esa Unidad?

-Tenía 24 años y era un muchacho reconocido en diferentes territorios, lo veían desde hace años siendo dirigente. Su padre era dirigente, Temucuicui estaba a punto de realizar varias acciones de control territorial, estábamos avanzando sobre una nueva movilización nacional mapuche. Habían muchas cosas que pudieron gatillar el hecho de querer hacerle algo. Yo creo que lo hicieron para acallar un poco la situación.

¿Eran hostigados constantemente?

-Siempre hubo hostigamiento. Hay mucho cabo suelto, no entiendo por qué eligieron la misma comunidad para asesinarlo. Yo creo que el asesinato de Camilo Catrillanca estaba definido desde antes, es decir, lo iban a asesinar ese día.

¿La persecución policial del 14 de noviembre tenía como objetivo entrar a Temucuicui para dispararle a Camilo?

-Se generaron las condiciones y las condiciones cuando se generan pueden ser fortuitas, como pueden ser planificadas. Pero siempre hay un objetivo, y el objetivo yo creo que era asesinarlo.

¿Él jugó un rol importante en las movilizaciones para detener el Plan Araucanía?

-Por supuesto que sí, nosotros nos manifestamos varias veces contra el Plan Araucanía y Camilo fue uno de los rostros más visibles. Él asumió con orgullo el rol de oponerse y es por una razón muy sencilla: es simplemente un papel que habla del poder capitalista en la región, no de los mapuche.

¿Es verdad que llevaba conversaciones para desmilitarizar el territorio?

-Cuando conversamos con personas del Gobierno siempre manifestamos nuestra intención de que el territorio se desmilitarizara. Camilo tenía la intención de luchar por su pueblo y esa intención le costó la vida.

****

El 19 de Diciembre se filtraron en la prensa tres videos capturados por el funcionario del Gope Patricio Sepúlveda, en el que se muestra el momento exacto en el que Camilo es asesinado por efectivos del llamado Comando Jungla. Tras la filtración, el Gobierno solicitó la renuncia del general director de Carabineros Hermes Soto y todas las miradas se volcaron hacia la Institución y la cadena de mentiras.

¿Qué conclusiones sacas tras la filtración de los videos por parte de Carabineros?

-El ex intendente (Luis) Mayol, el ministro Andrés Chadwick, Felipe Kast, la vocera de Gobierno Cecilia Pérez, todos ellos son unos incompetentes que hablaron sin saber lo que realmente sucedía y sin tener una cuota de duda en una institución como Carabineros, que tanto ha fallado en este país. Ellos ensuciaron la imagen de Camilo y eso es sumamente doloroso. Y es más doloroso aun cuando se muestran los videos de cómo lo acribillaron. Sin embargo, tenemos que entender de qué lado están los medios de comunicación, entonces la filtración de los videos se convirtió en una estrategia para desviar la atención de los verdaderos responsables. Chadwick no debiera estar en el ministerio, de eso estamos todos muy claros. Acá se está protegiendo a alguien más que no conocemos. Pero yo creo que el ministro Andrés Chadwick sabe más, Felipe Kast también sabe mucho más. Hay que preguntarles.

¿Pudieron estar involucrados particulares que han tenido problemas continuos con Temucuicui?

-Ellos más bien ayudaron a crear un clima de victimización. Pienso que muchas veces a ellos también los utilizan personas económicamente más grandes.

¿Cómo quiénes?

-Como las forestales.

¿Crees que están detrás del asesinato de Camilo Catrillanca?

-Yo creo que las forestales Mininco y Arauco son las grandes responsables de que Camilo Catrillanca hoy día esté muerto. En la tele, por ejemplo, cuando hablan sobre delincuencia, comentan sobre todos los integrantes que componen determinadas bandas criminales. Bueno, en este caso es lo mismo, pero es una banda criminal con poder económico, eso cambia un poco las cosas, pero son criminales igual.

¿Alguna vez fueron hostigados o amedrentados de manera específica por las forestales?

-La Forestal Arauco es uno de los grandes problemas que hemos tenido acá en el territorio. El dueño de la forestal Arauco obviamente nunca va a venir a amenazarnos personalmente, pero si manda a sus personajes y Carabineros cumplen un rol importante ahí. Conozco a comunidades que han buscado soluciones con forestal Arauco y Mininco y nunca las han obtenido. Por ejemplo, la comunidad Huañaco Millaco buscó soluciones en su minuto con la forestal y esta respondió llevando un contingente gigante de policías. Ellos traen los enfrentamientos a nuestros territorios y con recursos de toda la gente.

¿Qué hacía el ministro Chadwick en Ercilla una semana antes de la muerte de Camilo?

-Vino a pedir que entraran a Temucuicui. Su visita gatilló la brutalidad con la que actuaron ese día y el tipo de armamento que utilizaron. Nosotros tenemos que entender que acá hay un responsable del que nadie está hablando, él que dio las instrucciones de comprar ese calibre de armamento. No sabemos quién es. ¿Por qué traen un armamento así a un territorio donde Naciones Unidas ha dicho que no hay terrorismo? ¿Con qué intenciones se trae al Comando Jungla? ¿Por qué Piñera y Chadwick traen policías con armamento de exterminio? El calibre que utilizan se ocupa para matar, no para disolver una manifestación o para detener. A Jorge Cayupán le dispararon con el mismo armamento en Vilcún y casi lo asesinan. Acá hay algo más.

En los días previos a la muerte de Camilo ¿notaste algún ambiente extraño, alguna situación que les haya llamado la atención o alguna situación de alerta?

-Mira, la situación había estado compleja desde que llegó el Ministro del Interior Andrés Chadwick a la comuna de Ercilla y haya hecho la pregunta muy puntual que es: “¿Por qué no entran a Temucuicui?” Ya eso alarmó a toda la zona, trajo más presencia policial, provocó más controles policiales, eso hizo más sobrevuelos y todo el tema. Por eso nosotros seguimos insistiendo en que Andrés Chadwik como ministro de la república tiene la responsabilidad sobre la muerte de Camilo Catrillanca, la responsabilidad política, comunicacional y de haber incitado a carabineros a ingresar a la comunidad de Temucuicui.

¿Tras la muerte de Camilo, cómo definirías el momento histórico que están viviendo como pueblo?

-Veo un pueblo con un montón de desafíos muy positivos, hay ganas de cambiar las cosas, potenciándose cada día. Hablando de todas nuestras necesidades como pueblo y de cómo seguir existiendo. Nuestras metas son grandes: la autonomía y la determinación de la nación. Es un trabajo que está instalado hace tiempo, pero ahora va a tomar fuerza y esperamos que dentro de un tiempo de frutos importantes.

¿Hay más unidad que antes?

-Nunca hemos estado desunidos, esas son estrategias político-militar que siempre han existido en nuestro pueblo, pero ahora estamos viéndolo y abordándolo de manera distinta. Tras la muerte de Camilo hay un antes y un después.

¿Pero hay un antes y un después en las relaciones con los winkas o los chilenos?

-Nosotros siempre pensamos en nuestros hermanos chilenos. Yo no estoy hablando del empresariado, sino del hermano chileno pobre que vive las consecuencias del capitalismo. Quiero ser muy franco en decir que si algún día logramos nuestra propia autodeterminación, nuestro propio Gobierno, si la gente chilena piensa que nosotros queremos echar a las personas que viven en los pueblos están muy equivocadas, nunca hemos hablado de eso ni lo vamos a hacer.

¿Que se espera de ellos?

-Se espera conciencia, decisión y compromiso con ellos mismos, no con nosotros, sino con ellos. Que se den cuenta de las condiciones en las que están viviendo y de que movilizarse no es ser terrorista, movilizarse no es ser delincuente, sino que es cambiarle el futuro a sus hijos, es darles un futuro no solamente económico, no solamente material, sino que un lugar donde puedan caminar, donde puedan sostenerse de manera distinta, eso significa tener agua, tener ríos, tener vegetación nativa, no todo lleno de pinos y eucaliptus, no todo lleno de cemento.

Se están convirtiendo en una opción distinta dentro del país.

-Tenemos similitudes importantes con los chilenos, nosotros también hemos buscado adentro del cajón de un mueble para ver si quedan doscientos pesos para pagar el pasaje. Y estoy casi seguro de que a la mayoría de nuestros hermanos chilenos les falta plata para el pan.

¿Cómo continuarán con procesos de recuperación territorial?

-Temucuicui asumió esto hace muchísimo años, siempre está trabajando y nunca va a dejar de trabajar. Y eso lo conseguimos por la vía de la fuerza, no fue diplomacia, no fue que el gobierno haya aparecido y dicho “Es importante devolverle tierra a Temucuicui”, fue la presión y el constante acceso a los predios y el control que teníamos sobre ellos lo que obligó al Gobierno a pagarle a las empresas forestales. Obviamente si existiera la posibilidad nosotros elegiríamos el diálogo, pero acá no hay una visión política del Estado o un conocimiento sobre la problemática mapuche. Ellos desconocen totalmente los tratados que han firmado con nosotros y con nuestros antepasados, entonces mientras eso siga ocurriendo y mientras la región tenga las riquezas que tiene, habrá enfrentamientos.-

¿Cuál es la mejor forma de honrar la memoria de Camilo?

-Estar movilizados y seguir luchando por nuestros espacios territoriales. Esa es la mejor forma de honrar a todos nuestros caídos que han muertos por la espalda. Yo sigo con mi pueblo hasta siempre. Nunca un pie atrás, nunca. Camilo tampoco sentía miedo, porque nosotros no actuamos por un capricho, no es que esto se nos haya ocurrido de la noche a la mañana.

¿Qué opinas sobre la declaración del ex suboficial Patricio Sepúlveda en La Tercera?

-Que carabineros del Gope sean Comando Jungla o no, ellos fueron entrenados en Colombia: es de conocimiento público quiénes fueron los que entrenaron a estos funcionarios, independiente de que hoy digan que no fueron parte. No fuimos nosotros quienes inventamos este nombre, sino que fue el propio Presidente de la República quien le dio la bienvenida, la llegada a nuestro territorio al Comando Jungla. Además dice que no conocían a Camilo Catrillanca, nosotros sabemos que eso no es así, ellos sí conocen a Camilo Catrillanca, nos conocen a todos.

El que ha estado detenido en la comisaría de Ercilla, que es bien pequeña, sabe que al momento de entrar a una de los compartimentos que tiene esa comisaría está la fotografía de más de un centenar de mapuche identificados por la policía. Si volvemos un poco atrás, el llamado Servicio de Inteligencia de Carabineros identifica claramente que Camilo estuvo en sus redadas. Yo creo que hoy día cada declaración que da el funcionario que sea agrava la falta solamente. Ellos asesinaron a un comunero por la espalda con un armamento de guerra, sin haber ningún motivo.

¿Cómo fue para ti el día en que murió Camilo?

-Yo venía llegando a la comunidad, fue una situación de… mira, no sé si están las palabras correctas para poder interpretar los sentimiento que uno pueda tener cuando cae una persona que lucha por la liberación de un pueblo y que ha hecho tantos gestos importantes, no solamente para su familia, sino que para las poblaciones. Por eso es que a Camilo lo recuerdan y lo quieren.
Independientemente de los montajes que haya querido realizar la policía y el Gobierno, la ciudadanía sale y apoya a Camilo. Su forma de ser marcó un precedente y eso está haciendo que hoy día la situación movilice. Ese día para nosotros fue un día negro, un día oscuro, de mucha intranquilidad de muchas respuestas por pedir antes de ver a Camilo muerto. Las preguntas ya estaban, nosotros queríamos respuestas. Camilo para nosotros es sumamente importante y eso marcó un sentimiento al interior de todos nosotros.

Respecto al motor de la persecución policial de ese día ¿puede ser que eso se haya tratado de un montaje?

-Yo conozco todo el sector, conozco la escuela en donde se indica que las profesoras sufrieron el robo de vehículos. No tengo claro los antecedentes, creo que nadie tiene claro si el hecho ocurrió o no ocurrió. Sería irresponsable de mi parte hablar de esa situación. Pero está claro y hay evidencia que Camilo Catrillanca, si hubiera ocurrido un hecho como ese, no tuvo ninguna participación, ninguna, o sea no se justifica ni con un asalto, ni con cualquier cosa se justifica que funcionarios del Gope terminaran con la vida de un Comunero por la espalda y con armamento de alto calibre.

*Entrevista publicada en el sitio web El Desconcierto.

Comparte con nosotr@s : Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *