Boletín Pichikeche Nº32. Editorial. Violencia estructural: múltiples manifestaciones

PichikechePor Comunicaciones Anide

La violencia estructural que experimenta el pueblo mapuche no ha cesado. Cada cierto tiempo sale a luz un nuevo episodio de grave vulneración de los derechos humanos que afecta al pueblo mapuche y, en particular, a las niñas, niños y adolescentes integrantes de sus comunidades. Es cosa de buscar información en los medios para enterarse que las comunidades en procesos de reivindicación territorial viven un constante asedio por parte de las policiales del Estado chileno. Sus comunidades han sido ocupadas por efectivos y carros policiales; y los allanamientos y la represión se han constituido en una constante en su diario vivir. Todo esto ha afectado de modo particular a las niñas, niños y adolescentes mapuche, quienes han sido heridos por disparos, golpeados y perseguidos por los agentes de las policías chilenas, así como han sido testigos de la violencia inusitada que han experimentado sus comunidades, a través de disparos de balines, perdigones y bombas lacrimógenas contra sus familias, hogares e instalaciones escolares.

La Fundación Anide, a través del programa Pichikeche y durante el año 2010, realizó una recopilación de episodios de violencia institucional en contra de niñas, niños y adolescentes mapuche, documentados desde el año 2000. Sobre la base de estos antecedentes, se elaboró el Informe sobre Violencia Institucional hacia la Niñez Mapuche en Chile, que Anide y ROIJ Chile expusieron frente a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en una audiencia temática realizada el 25 de marzo de 2011.

Si bien este tipo de acciones han tenido algunas repercusiones en el plano local, lo que se ha traducido en que los tribunales de justicia han comenzado a acoger los recursos de amparos a favor de niñas, niños y adolescentes mapuche, la violencia que experimentan no ha disminuido. Asimismo, las reiteradas ocasiones en que los Tribunales han dictaminado que las instituciones policiales deben poner término a la vulneración de los derechos humanos de niñas, niños y adolescentes mapuche, así como del pueblo mapuche, no han tenido mayor traducción en el accionar de los agentes policiales.

A raíz de esto, en el año 2014 la Fundación Anide en conjunto con la Alianza Territorial Mapuche (ATM) y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL por su sigla en inglés) dieron a conocer, a través de testimonios, documentos y resoluciones judiciales ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que el Estado chileno y sus instituciones policiales siguen violando de modo sistemático los derechos de niñas, niños y adolescentes mapuche. Además, recordaron los dictámenes de los tribunales de justicia que ordenan a las policías atenerse a la legalidad, que respeten los protocolos de intervención en las comunidades y que se atengan a las obligaciones contraídas por el Estado chileno respecto a los derechos de niñas, niños y adolescentes mapuche así como de los pueblos indígenas a través de distintos tratados internacionales.

La violencia estructural que experimenta el pueblo mapuche no sólo se traduce en violencia física hacia sus comunidades, niñas, niños y adolescentes, también tiene expresiones que, si bien son menos visibles, están presentes en la sociedad chilena. En el ámbito educativo, por ejemplo, aún no se desarrolla e implementa una educación intercultural que respete plenamente los derechos de las niñas, niños y adolescentes mapuche respecto a sus procesos de formación. En el ámbito de la salud sucede lo mismo. Y así se podría seguir con distintas dimensiones de la vida. En resumen, esta violencia es múltiple. Está en las miles de hectáreas de monocultivo de pinos y eucaliptos pertenecientes a las forestales, que tienen sin agua a cientos de comunidades no sólo mapuche. Esto último constituye un tremendo tema que ha sido abordado por distintas organizaciones. Y que tiene un entramado profundo entre la clase empresarial y la clase política.

Esta nueva edición del boletín Pichikeche está abocada a abordar la relación existente entre la escuela y la niñez indígena desde una mirada crítica. El primer artículo que se presenta está centrado en el análisis de la escuela en tanto mecanismo de reproducción ideológica y su posible constitución como potencial espacio de resistencia y proyección. El segundo, aborda la relación entre la interculturalidad, los conflictos epistemológicos y las representaciones sociales, intentando establecer los nexos entre estos tres conceptos. El tercer artículo, por su parte, es una entrevista editada al ministro de educación de Bolivia, Roberto Aguilar Gomez, donde explica los antecedentes históricos y las características de la reforma a la educación que se lleva a cabo en dicho país. Por último, se incluye una apartado con algunas noticias relevantes sobre la niñez mapuche.

Comparte con nosotr@s : Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *